La Escritura

Desde chica me ha gustado la escritura, el darme a entender a través de las palabras, ya sea en cartas, diarios, poemas, etc. Para mi la escritura es de las cosas mas hermosas que existen,  es una de las maneras mas importantes y personales que puedes practicar desde ti y para ti; porque lo puedes hacer en cualquier parte del mundo, a cualquier hora y con cualquier emoción o momento que sientas adecuado o desastrosamente necesario. Puedes practicarlo en papel y lápiz en la privacidad de tu cuarto o directamente en tu teléfono desde tu app de notas y escribir una idea, una emoción, un desahogo, una conexión contigo mismo o desde un terrible corazón roto que aun esta sin sanar y carga con la herida abierta. 

Escribir a mi me ha permitido no solamente desahogar mis frustraciones y convertirlas en canciones si no desahogar el dolor, la confusion o la neblina que me puede traer la vida, que es muy habitual o rutinaria de vez en cuando, como en el clima.. el despertar a las 4:00 am y escribir lo que siento o hacerlo a altas horas de la noche porque no quiero discutir pero si dejar ir… la escritura me ha permitido mirarme de frente y señalar mis errores, mis envidias, mis corajes y mis impulsos sin sentido, todas esas cosas que me hacen sentir tan pequeña y nada importante o esas cosas que hacen notar que se me paso la mano y la importancia de mi misma. El silencio, el tiempo a solas, el poder mirarse al espejo aveces puede ser una cosa de la cotidianidad para algunos de nosotros, una cosa que hacemos todos los días y hasta puede ser tan insignificante.. pero para otras personas, hablarse a si mismos puede tomar tanto valor y tanto pesar que lo evaden y viven una vida doble, como otros muchos de nosotros, ósea dando la cara para todo lo superficial pero no viviendo su realidad y lo que realmente sienten o quieren proyectar. 

Muchas veces la vida puede ser muy compleja y pasan los años y parece que todos aquellos que decían que se pondría todo mas fácil y claro, puede que tengan un poco de razón y a veces no… porque la edad y la experiencia te dan un toque de sabiduría, pero siguen habiendo cosas en la vida que aun te llegan de golpe y te lastiman, aun te llegan por sorpresa y aun no sabes como controlar y cuestionas a todos aquellos que dijeron que era normal y que se pondrá mejor pero de repente llega un momento donde todo cae por su propio peso, el karma existe, te aligera el peso del alma y un domingo por la tarde se siente que todo va a volver a estar bien, perfecto, haces las pases con la vida, le agradeces y hasta la chuleas.. pero pasa el tiempo de nuevo y cosas vuelven a suceder, a accidentarse directo en tu vida y parece que de nuevo viene detrás de ti porque hasta te lo preguntas, si esto es personal.. pero no, no lo es, así son los problemas, son parte de la vida, son el sazón del caldo, son lo que le dan valor a las cosas y de repente vuelves a la escritura… y piensas, “ hace tanto que no escribía… debería escribir mas seguido, seguro lo hubiera tenido claro desde hace tanto tiempo…” y te culpas y te dices que fallaste… que debes volver a ser mas disciplinado contigo mismo, que eso ayudaría a que fueras mejor contigo, con los demás, como persona… y la escritura ahi sigue esperándote, con calma y paciencia, lista para recibirte, escucharte y abrazarte porque ella guarda tus secretos y todo eso que te atormenta como un simple ser humano, pero ella te ayuda a no sentirte tan solo y por fin de nuevo tomas la pluma, el cuaderno, respiras y dejas ir... .

Carla Morrison.