#MiVidaSinAzúcar parte 2

Asi que lo hice, sin duda lo hice y ¡por fin comencé a sentirme bien! Por fin comenzó todo a tener sentido en mi cuerpo y no saben la felicidad que invadía mi ser. Por fin sabía que tenía cura. ¡Me daba emoción poder salir de gira por todos lados y sentirme bien y lista para las largas jornadas y medios y vuelos y todo lo que necesita mi música! ¡El alivio fue un premio! Así que ahora por salud, debo llevar una dieta llamada cetogénica. Hoy en día estoy saludable y tengo una vida normal, solo que debo evitar a toda costa los carbohidratos lo más que pueda (que contienen casi todos azúcar) y esos están en TODOS LADOS, menos en las proteínas, en las grasas, etc.. Ya tengo varios meses y por fin comienzo a ver cambios en mi salud en general, la báscula no es mi preocupación, mas bien es mi salud, es mi camino espiritual el que me pedía esto…

A lo largo del tiempo, la vida me ha dado la oportunidad de vivir experiencias únicas, salir de mi casa a los 17 años para ganarme la vida sola y otras cosas más... De repente un día compartí mis poemas hechos canciones y un año después ya bastante gente sabía de mi existencia y de mi perfil, de mi cara, etc... y tenían muchas opiniones al respecto, cosa que no había yo pedido pero eran parte del juego así que las acepté, las leí y las ignoré.

Ahora, otra cosa... también como mujer fui creciendo y mi camino espiritual se convirtió en una prioridad para mí. Ha sido también una constante en mi vida, desde chiquita es algo que para mí es muy valioso. Para mí las cosas materiales siempre han tomado segundo lugar en mi vida, la vanidad, la ansiedad de perfección y todas esas cosas que nos imponen a las mujeres, yo como niña de rancho, nunca las tomé en cuenta y nunca me molestaron ni me preocuparon, al final del día el espíritu es lo que siempre más me preocupo, desde que tengo uso de razón, siempre tuve claro que lo que importa es lo que llevamos dentro.

Pero un día, sucedió algo interesante... en mi búsqueda espiritual, comencé a hacer cambios, comencé a buscar opciones y como bien dicen, "tu cuerpo es tu templo". Me di a la tarea de comenzar a alimentarme más conscientemente. Mi camino espiritual es algo que siempre ha estado presente en mi vida y el espíritu está ligado al cuerpo, somos ciencia y somos espíritu y creo firmemente que lo que metes a tu cuerpo, definitivamente repercute a tu estado de ánimo, a tu mente, a tu espíritu, y bajar de peso para mí es algo importante por mi salud, no sólo por la imagen que veo al espejo y la veo feliz y saludable, si no porque desde que cuido mis alimentos, mi cuerpo y mi espíritu lo agradece, diariamente.

A lo que voy es, que los cambios que he hecho en mi vida son porque ha sido mi camino espiritual el que me los ha pedido, yo he decidido seguir para estar plena y saludable. Creo firmemente que venimos a esta vida a crear la mejor versión de nosotros y encontrar nuestra única y importante verdad y raíz. Para mí encontrar la ideal manera de alimentar mi cuerpo y que esté sano, fue vital para mi camino espiritual y ahí es donde entra el azúcar…

Esperen la tercera parte de esta historia.

Gracias por leerme donde quiera que estén

Carla morrison

*La foto es de unos pastelitos que preparé libres de azúcar <3